Convierte tu habitación en una pantalla para tu videoconsola

Si habéis visto Desafío Total (la versión de 1990 de Paul Verhoeven, no el refrito moderno en el que sale Colin Farrell), quizá recordéis la escena en la que Sharon Stone practica su golpeo con la raqueta ayudada de una entrenadora personal que no es más que un holograma. Pues bien, los esfuerzos de Microsoft en torno a los videojuegos tienen una vertiente que puede hacer que dentro de no mucho podamos disfrutar de una experiencia parecida en el salón de nuestra propia casa.

roomalive2_verge_super_wide

Se trataría de implementar un sistema de realidad aumentada que convertiría nuestra habitación y los objetos que se encuentran en ella en elementos del propio juego, utilizando para ello un sistema de proyectores y nuestra videoconsola Xbox con Kinect. Una idea similar ya se presentó en su día en el CES de 2o13 por parte de Microsoft. Por entonces recibía el nombre de IllumiRoom, y aunque tenía muy buena pinta se ha quedado solo en el campo de la mera investigación.

Sin embargo, casi dos años después se ha retomado la idea con un nuevo nombre (RoomAlive) y un nuevo enfoque, y parece que la cosa ahora sí marcha a buen ritmo y con perspectiva de convertirse en una realidad de mercado. Eso sí, todavía hay que esperar un buen tiempo porque la tecnología está por pulir, pero parece claro que la apuesta es convertir la experiencia de nuestros juegos en algo cada vez más real e interactivo, haciendo que nuestros juegos rompan la cuarta pared que supone nuestra pantalla de televisión, y saltando literalmente hacia nosotros. El seguimiento de nuestra posición se haría a través de las cámaras que se instalarían en el techo y que monitorizarían nuestros movimientos, tal como lo hace actualmente el sensor de Kinect.

Quizá este sistema no sea el más apropiado para utilizar en todas las casas (cada habitación es diferente y habría que resolver el problema de la adaptabilidad de forma adecuada), pero desde luego plantea escenarios interesantes para jugar en espacios habilitados especialmente para ello, incluso para competiciones con varias personas a medio camino entre los videojuegos y el deporte. Podemos ir frotándonos las manos.

Google X investiga acerca de las pantallas modulares

Las noticias y rumores que salen desde Google X no dejan de sorprender a propios y extraños. Ese pequeño laboratorio de “diabluras” del que han salido proyectos como Google Glass, el coche autopilotado o la iniciativa Loon sigue dando de qué hablar, en este caso relacionado con el campo de la imagen. De hecho podríamos estar ante un primer paso de una posible pantalla “infinita”, tal y como suena.

Hace un tiempo se habló de Project Ara, la investigación de Google para crear smartphones de tipo modular con diferentes piezas intercambiables y conectables entre sí. Pues ahora el concepto se extiende al mundo de las pantallas, según se informa desde el Washington Street Journal.  Se trataría de crear pantallas divididas en módulos que podrían formar superficies sin tamaño ni forma definida, y ampliables según nuestras necesidades. ¿Os imagináis qué clase de pantallas y en qué formatos podríamos verlas? Sería desde luego una oportunidad para el marketing y las señales de información urbanas. ¿Cómo no acordarse de las pantallas gigantes de publicidad que aparecían en los edificios de Blade Runner?

screenshot-med-05

 

La idea sería similar a convertir cada pantalla en un puzzle y hacerlo tan grande como lo necesitemos, con la ventaja de que además se podrían adaptar a distintas formas. No obstante uno de los retos de este proyecto es precisamente lograr que la unión entre los distintos paneles se produzca de forma invisible y no se note desde fuera, y en ello se encuentran trabajando actualmente. Lo que sí se sabe a estas alturas es que cada panel es capaz de mostrar información independiente o de adaptarse a una imagen global junto al resto de paneles, como si se trataran de los píxeles de una pantalla normal.

Detrás de este proyecto se encuentra, entre otras personas, Mary Lou Jepsen, que ya es conocida por otras famosas iniciativas como One Laptot Per Child. Como ocurre con todas las iniciativas que comienzan en Google X, su futuro aún no está garantizado y falta por ver su éxito y viabilidad. Pero las posibilidades que se abren para el futuro son de lo más esperanzador.

Robots escribiendo a mano

Los avances de la robótica son cada vez más asombrosos, permitiendo realizar de forma automática, y cada vez con mayor precisión, tareas que antes solo podía encargarse de hacer un humano. Pero además, los resultados de muchas de estas labores robotizadas cada vez son más indistinguibles de los que ha podido hacer una persona. ¿Un ejemplo? La escritura a mano. Presta atención a la imagen que aparece abajo. ¿Cómo determinarías si está hecha por un ser humano o por una máquina? Una pista: la respuesta hay que buscarla en el grado de perfección o de imperfección de la escritura.

1-w-5FGwPznxZRJRrhfOqOJw

 

Seguramente lo hayas adivinado: la escritura procede de una mano robótica. Mientras que una persona es difícil que escriba dos letras exactamente iguales, puedes observar por ejemplo que los puntos sobres las íes están situados siempre a la misma distancia de su letra. Las enes también son muy parecidas entre sí, aunque se intente variar la forma entre palabras para dar mayor sensación de “humanidad”. Otra pista: ¿no te parece que las letras tienen una tinta demasiado uniforme? Exacto. Todas las letras tienen la misma cantidad de tinta porque reciben la misma presión de la mano robótica. Sin embargo una persona cuando escribe tiende a presionar más o menos sobre el papel mientras escribe.

Esta prueba procede de Maillift, una empresa que se dedica a enviar de forma masiva cartas escritas a mano, y que paga a personas con buena caligrafía para que se dediquen a esta labor. Cuentan sus responsables que el próximo test de Turing precisamente va a consistir en dilucidar si una máquina es capaz de escribir a mano con la misma naturalidad que una persona, y no dudamos que llegará el momento en que eso pase. Reconociendo dónde están las imperfecciones (que no dejan de ser “perfecciones”) que hacen que se distinga su carácter automatizado, seguro que acaban dando con la fórmula en un futuro no muy lejano para que nuestro cerebro no sea capaz de aclararse.

¿Llegaremos a un escenario en el que ni siquiera hará falta saber escribir a mano? Esperemos que no, porque hacerlo ya es todo un placer por sí mismo.

etiquetas ETIQUETAS: : - - - -

Futuro tecnologico

Tecnologia del futuro

la tienda del espia - camaras espia
Interesante
Interesante
NOTICIAS POR EMAIL

Te imaginas recibir por correo electronico las ultimas novedades de Futurisima.com...Escribe tu email:

ÚLTIMOS COMENTARIOS
  • nicole: Olí disculpe ahí algo como un kit de cosas que sirven para molestar a mi hermana así como cámaras diminutas...
  • venta de departamentos en azcapotzalco: solo espero que pueda ver la evolicion de las casas aun vivo
  • rodrigo: al igual que todos donde se vende y cuanto cuesta , gracias
  • yoel: esas tecnologias son todavia muy rusticas a lo que se viene de aqui a no mucho tiempo . por ejemplo alguien...
  • Sócrates: En este video explican la noticia: http://www.youtube.com/watch?v =WQ3wDVs2kHY
CATEGORIAS