Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Test caseros de Coronavirus de Lidl y Aldi

Poco a poco cada vez sabemos más de del virus. Eso hace que se vayan creando productos que nos ayudan a reducir sus síntomas como las vacunas y productos para saber si hemos sido infectados de Coronavirus. Los grandes supermercados alemanes quieren controlar cuanto antes la pandemia, de aquí que quieran lanzar los test caseros.

¿Cuál es la precisión de los test caseros de Coronavirus?

Según los datos de las autoridades alemanas, los 3 test que han sido aprobados de los 50 que se presentaron, destacan por ofrecer una precisión media del 80%. Eso quiere decir que no son 100% exactos, pero si que puede ayudarnos a saber si hemos sido contagiados o no.

Eso ha provocado que las grandes cadenas también quieran comercializar este tipo de productos para que sus clientes puedan comprarlos si así lo desean. Es decir, serían un complemento a lo que se podrían adquirir en las farmacias.

¿Cuál sería el precio de los test?

Uno de los grandes debates que se están dando es si los test deberían ser gratis, es decir, pagados por el gobierno o en cambio deberían ser de pago. De momento, no hay un precio exacto de los test, pero todo indica que su precio en el mercado podría rondar de los 5 a 15 euros.

De momento, el gobierno alemán espera que gracias a la competencia el precio de cada una de las unidades pueda ir bajando y en consecuencia ser más económico para el usuario final. La idea inicial era subvencionarlos para que costasen un euro, pero finalmente apuestan porque el mercado ponga un precio adecuado a los mismos.

Lo que si sabemos es que una de esas tres empresas ha comunicado que podría tener capacidad de fabricar hasta 15 millones de pruebas al mes, mientras que otro de ellos podría fabricar hasta 45 millones. Eso haría que la competencia fuese grande y poco a poco los precios se fuesen regulando.

Lo que sí está claro es que los resultados no son vinculantes porque tienen un alto nivel de fallo. Por ese motivo, se espera que los test solo sean informativos. Eso sí, para sean usados correctamente, los gobiernos tendrían que lanzar campañas que enseñasen a usarlos en casa. Si no de nada servirá hacerse las pruebas.

Mientras tanto, Lidl y Aldi comienzan a negociar con los diferentes gobiernos para incluir en sus estanterías estos test y así conseguir que la gente tenga más fácil acceder a los mismos. Ahora la duda es, ¿se deberían vender los test caseros en los supermercados? Eso ya deberán debatirlo los expertos.

ARTICULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

Comparte este articulo

Más historias