Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Un carril bici nocturno en Holanda

Los Países Bajos se caracterizan entre otras cosas porque sus ciudadanos hacen un uso intensivo de las bicicletas como medio de locomoción, aprovechando su geografía llana. Por eso no es de extrañar que este proyecto de carril bici nocturno haya nacido precisamente allí, aunque en esta ocasión la iniciativa tiene una intención más bien artística, aunque también sea funcional.

 

650_1000_daan-roosegaarde-opens-solar-powered-van-gogh-bike

La idea parte del estudio Roosegarde, famoso por sus diversos proyectos de iluminación nocturna, y que anteriormente ya presentó un proyecto de carretera que se iluminaba por la noche después de que una pintura especial recogiera la luz del sol durante el día y la acumulara durante el tiempo suficiente por la noche. En esta ocasión la mecánica del invento es parecida, ya que este carril está formado por miles de azulejos de pequeño tamaño con un recubrimiento de pintura que también absorbe la luz diurna y se ilumina por la noche durante al menos ocho horas. Pero no solo eso, sino que el diseño está inspirado en la inmortal obra de Vincent Van Gogh «Noche estrellada», y muy acertadamente este carril se ha ubicado en la ciudad de Nuenen, donde el pintor holandés residió durante largo tiempo.

Por tanto tenemos un proyecto que es al mismo tiempo estético y funcional, y que hará las delicias de los amantes del ciclismo, sobre todo de aquellos que gustan de salir con la bicicleta durante la noche o tienen necesidad de ello. Pero además está pensado para gustar a todos los amantes del arte y supone así mismo un atractivo turístico para este enclave de los Países Bajos. El carril tiene unos 600 metros de longitud, y aunque de momento supone un concepto más curioso que funcional, sirve al menos para demostrar las posibilidades de este tipo de técnica, no solo para carriles bici, sino para iluminar de noche las señales de la carretera, algo que sin duda ayudaría mucho a manejar la seguridad de la conducción nocturna en las carreteras de todo el mundo, mientras seguimos esperando a que los coches automáticos «aprendan a conducir» y se saquen el carnet. Como todavía nos queda mucho para que todos podamos tener uno, mientras tanto cualquier medida encaminada a mejorar la seguridad en las carreteras será bienvenida.

ARTICULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

Comparte este articulo

Más historias