Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo es el funcionamiento de un coche eléctrico en invierno?

Estás pensando en adquirir un coche eléctrico y te preocupa que su funcionamiento se vea perjudicado por las bajas temperaturas. Es normal que tengas esa preocupación, porque una menor autonomía puede poner en riesgo llegar a un sitio determinado con una carga de batería. Para ayudarte, te vamos a mostrar las siguientes claves.

¿Las prestaciones del coche eléctrico disminuyen en invierno?

Se ha demostrado que el coche eléctrico puede circular por la carretera sin problemas cuando hace frío, al igual que cualquier otro vehículo de combustión. Pero el frío si que incluye en algunos componentes que pueden hacer que su autonomía no sea la adecuada.

Teniendo en cuenta las recomendaciones de los fabricantes, hay que tener en cuenta que si se tienen una serie de conceptos claros, el vehículo puede funcionar sin problemas en bajas temperaturas.

Para que el vehículo funcione correctamente, es necesario que las baterías funcionen correctamente. Y el frío no suele ser su mejor aliado. Se ha demostrado que cuando las temperaturas bajan bastante, lo más común es que la autonomía se vea perjudicada.

¿Por qué se ve perjudicada la autonomía de las baterías con el frío?

Para que el coche funcione correctamente, es fundamental que el vehículo tenga en perfectas condiciones las baterías. Sin ellas no podrá funcionar bien y la autonomía se vería perjudicada. Es verdad que las empresas están diciendo que el frío no influye, pero la verdad es que sí que influye.

Pero el vehículo no solo se ve perjudicado por las bajas temperaturas a nivel de baterías. También se puede ver perjudicado a nivel de potencia. Eso significa que cuanto más frío hace, más fácil es que la potencia se reduzca. Eso es debido a que el líquido de las celdas de las baterías circula más lento con las temperaturas bajas.

El frío no solo hace que la potencia y la autonomía del coche eléctrico se vea perjudicado. Se ha demostrado que el frío también hace que la carga de las baterías sea más lento. Es decir, el tiempo de carga se puede alargar cuanto más bajas son las temperaturas.

Para evitar esos problemas, los fabricantes y expertos recomiendan aparcar el coche siempre en lugares donde el frío le influya lo menos posible. Aparcarlo en un garaje puede ser una gran ayuda para conseguir que todo funcione correctamente. Es verdad que el frío no se puede evitar, pero si que se pueden poner en práctica algunos consejos para que el coche no sufra tanto.

ARTICULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

Comparte este articulo

Más historias